ahmedbensaada.com

Il y a pire que de ne pas être informé: c’est penser l’être

  • Augmenter la taille
  • Taille par défaut
  • Diminuer la taille
Accueil Société Reseña del libro: "Kamel Daoud: Colonia, contra-investigación"

Reseña del libro: "Kamel Daoud: Colonia, contra-investigación"

Envoyer Imprimer PDF

Reseña del libro:
"Kamel Daoud: Colonia contra-investigación"
Ahmed Bensaada
Ediciones Frantz Fanon, Argel, 2016

Título original del libro (en francés):
“Kamel Daoud: Cologne, contre-enquête”
Ahmed Bensaada
Editions Frantz Fanon, Alger, 2016

 


Ojos para la Paz

Con toda la valentía del mundo nuestro compañero Ahmed Bensaada denuncia en su nuevo libro a Kamel Daoud y a los escritores islamófobos y arabófobos que vienen a lograr el éxito gracias a sus complacencias con las potencias coloniales. Aunque se refiere a Argelia el problema es general. "Su religión, su cultura tradicional, su lengua y su memoria común son constantemente atacadas, sometidas a mofa, mancilladas, exhibidas y arrojadas como pasto a merced de este Occidente "moderno y desarrollado. "Daoud representa al "buen musulman que gusta en Occidente", que juega el papel de "informador indígena", muy útil al Occidente islamófobo. El "informante nativo" bien vale la pena el occidente islamófobo. Atención con este tema, que apunta muy bien al juego de las grandes potencias con estos personajes renegados.


Traducción: Purificación González de la Blanca, Ojos para la Paz

Kamel Daoud y Boualem Sansal forman parte de aquellos escritores argelinos francophilophones que reciben la atención de los medios de comunicación en Francia. Sin embargo, estos autores no son unánimes en Argelia. Sus historias, siempre enmarcadas en un islamófobo y arabófobo registro denigran a la sociedad argelina incesantemente. Su religión, su cultura tradicional, su lengua y su memoria común son constantemente atacadas, sometidas a mofa, mancilladas, exhibidas y arrojadas como pasto a merced de este Occidente "moderno y desarrollado." Estos escritores, nostálgicos de los tiempos de la colonización francesa, tienen la particularidad de no amar a su pueblo y de no dirigirse nunca a él porque si ellos no escriben más que sobre las supuestas taras de su pueblo, estos escritores no se dirigen más que a los occidentales, únicamente a ellos.

En Argelia, raros son los intelectuales que osan denunciar a estos escritores neo-coloniales y sus escritos ideológicamente hostiles a la sociedad argelina. Entre estos raros intelectuales, Ahmed Bensaada acaba de firma un ensayo crítico que llena ese vacío y abre, al menos así lo esperamos, un debate sobre este fenómeno.

"Kamel Daoud: Colonia contra-investigación" de Bensaada, publicado por Frantz Fanon, disecciona el caso Daoud: sus ideas, sus posiciones políticas e ideológicas, sus partidarios y su red de apoyo. El título del ensayo recuerda la última novela de Kamel Daoud "Meursault contra-investigación". Pero si este último se inspira en los escritos de Camus, el “pied-noir”, el contra informe de Bensaada se inspira en los escritos de Albert Memmi, la gran figura africana de la descolonización cultural.

Bensaada toma como referencia el retrato del colonizado de Memmi para esbozar a su alrededor el retrato del escritor neocolonizado del siglo 21:

"Entronizado en el templo de la ciencia infusa, completamente fagocitado por el bien-pensante occidental, él se extirpa del territorio donde ha nacido y apunta con un enorme dedo acusador a través del Mediterráneo sopesando a sus compatriotas de antaño. Porque él, el escritor advenedizo, no tiene nada que ver con esta camada vil que sirvió a su pueblo, este populacho que se ha enojado con el progreso mientras disfruta de una incultura abismal."

Este retrato del escritor neocolonizado constituye la trama de fondo del ensayo de Bensaada cuya investigación adopta el esquema de lectura para analizar los escritos de Kamel Daoud.

En “Cologne contre-enquête”, Bensaada denuncia, en primer lugar, el discurso islamófobo que Kamel Daoud que demoniza a todos los musulmanes en sus artículos faros sobre el drama de Colonia, publicados en los periódicos Le Monde y The New York Times. Expone esta visión binaria del autor; por un lado la naturaleza árabe musulmán salvaje y por otro la occidental, otra moderna y desarrollada; pero denuncia sobre todo "la marca de plural" característica de los escritos de Daoud que tiene tendencia a ahogar "al otro", el "árabe-musulmán" en un colectivo anónimo.

"Esta marca de plural tiene por consecuencia atribuir los crímenes de una persona o de un grupo de personas a toda una comunidad, o una nación, o una religión. Este tratamiento colectivo no es apropiado cuando se trata de los actos reprobables de los Occidentales. Los actos de un occidental solo comprometen a su persona. "

Otro punto planteado es el "conflicto lingüístico" que vive Daoud expresado por la paradoja: Lengua árabe colonizadora, versus lengua francesa liberadora, que  no es, según Bensaada, más que la consecuencia lógica del rechazo por Daoud a su identidad árabe y su identidad islámica expresado en repetidas ocasiones en sus novelas y crónicas.

"En el conflicto lingüístico que vive el colonizado, su lengua materna es humillado y aplastada. Y este desprecio, objetivamente fundado, acaba por hacerlo suyo. De sí mismo, él comienza a descartar este lenguaje lisiado, a esconderse de los ojos de los extraños, para no parecer a gusto más que en la lengua del colonizador”

Albert Memmi

En cuanto a la vergonzosa posición de Daoud no solidaria con la lucha palestina, naturalmente se hacen eco del sesgo occidental (y la antigua potencia colonial) que pone en pie de igualdad al opresor y al oprimido. Posición que se encuentra en su nostalgia por Argelia... la del tiempo de la colonización.

En fin, Bensaada no le falta más que denunciar la victimización de Kamel Daoud blandida en cada crítica contra el autor. Este es a menudo  presentado por sus defensores como una doble víctima, a la vez de una   fatwa religiosa puesta en marcha por un pseudo imán que lo acusó de apostasía y una fatua laica lanzada por los universitarios "celosos" que lo han acusado "injustamente" de islamofobia. De paso el autor nos desvela los miembros de su red de apoyo muy sospechoso. Estos ilustres defensores son conocidos, sea por su islamofobia mostrada, sea por sus posiciones pro-sionistas. Se encuentran entre los neo-colonial personas tales como: Mohamed Sifaoui y Djemila Benhabib...; así como entre las personas de la antigua potencia colonial, personas tales como como Charb, de Charlie Hebdo, Michel Onfray, Alain Finkielkraut y Manuel Valls... Para estos últimos, Daoud representa al "buen musulman que gusta en Occidente", que juega el papel de "informador indígena", muy útil al Occidente islamófobo.

El "informante nativo" bien vale la pena el oeste islamófobo.

Al final de su investigación, Bensaada nos ofrece dos contra-ejemplos: Amin Malouf y Danny Laferrière, que hablan de sus orígenes con orgullo y sobre todo con amor y sin una sombra de animosidad para su gente.

Las palabras elegidas por Amin Malouf para calificar su lengua árabe deberían cubrir de vergüenza a algunos de nuestros famosos intelectuales francophilophones.

"EL ÁRABE ES UNA PARTE DE MI MÍSMO DE LA CUAL YO ME SIENTO INCAPAZ DE RENUNCIAR O, MÁS BIEN, DE LA QUE NO QUIERO NUNCA RENUNCIAR"

Amin Malouf

« Cologne, contre-enquête » de Bensaada es un ensayo crítico innovador en el sentido que se inscribe en la problemática de la descolonización cultural de la Argelia postcolonial. Su informe intelectual, conducido con argumentos, iba a decir pruebas, referencias, crecidas y sintetizadas, logra criticar y denunciar con justicia el carácter neocolonizador de los escritos de Kamel Daoud.  El ensayo está puntuado con citas pertinentes de Albert Memmi, así como de la sabiduría de los poemas de Nazim Hikmet

"Quién no ama a su propio país y los trabajadores de su país no puede amar el mundo entero y los trabajadores de este mundo y que no ama el mundo y los trabajadores del mundo entero no pueden amar a su país y los trabajadores de su propio país. Y que no sabe amar no puede cuidar de la literatura, la pintura y la arquitectura.”

Nazim Hikmet


«... Y QUE NO SABE AMAR [su pueblo] no puede cuidar de la LITERATURA..

…a buen entendedor.

 


Fuente:


 


AddThis Social Bookmark Button